Seleccionar página

¿Quién debe cubrir los gastos de cobranza?

Este interrogante se ha vuelto común entre las personas, tanto naturales como jurídicas, que por causas del desarrollo de sus actividades comerciales se han visto en la necesidad de iniciar, a través de agencias de cobranzas, la recuperación de los créditos en mora.

El cobo pre jurídico se refiere a una serie de acciones persuasivas, que en forma extraprocesal despliega el acreedor, bien sea directamente o través de agencias de cobranzas, con el propósito de obtener el recaudo de una deuda en mora. Tiene una diferencia marcada con el cobro jurídico: se realiza previo a la presentación de la demanda.

En palabras de la Superintendencia Financiera, el cobro pre jurídico “Es el despliegue de la actividad profesional que efectúa el acreedor en procura de recaudar el valor de la obligación en mora sin que medie un proceso judicial, es decir, se trata de un cobro extraprocesal y persuasivo previo”. Esta actividad, como otras de carácter comercial, genera unos costos, que son a cargo del DEUDOR.

La Superintendencia Financiera mediante concepto 2008029853 del año 2008, dio respuesta al interrogante: ¿Quién debe cubrir los gastos de cobranza? Fundamentándose para ello en lo normado por el artículo 1629 del Código Civil Colombiano. Esta norma, ofrece respuesta clara: “Los gastos que ocasionare el pago serán de cuenta del deudor; sin perjuicio de lo estipulado y de lo que el juez ordenare acerca de las costas judiciales”, salvo, que entre las partes se haya realizado pacto en contrario.

Sobre esta regla existe una excepción: Cuando se trata de cobros pre jurídicos por concepto de mora en créditos de vivienda, los gastos de cobranza correrán por cuenta de la entidad financiera, no siendo así en tratándose de gastos por cobros judiciales. Así los estipula el artículo 16 del decreto 2331 de 1998.

Surge entonces un nuevo interrogante: ¿Cuáles son los gastos que ocasiona el pago? Para resolver este nuevo interrogante, acudimos a la obra del maestro Guillermo Ospina Fernández: “Son gastos del pago los que ocasionen la ejecución voluntaria o coactiva de la obligación y la carta de pago”.

Por otro lado la Superintendencia Financiera a través de la Circular Externa 048 de 2008 estableció que son “gastos de cobranza prejudicial toda erogación en la que haya incurrido la entidad vigilada por razón de las actividades desplegadas durante el ejercicio de la gestión de cobro prejudicial, tendientes a obtener la recuperación de su cartera, incluidos los honorarios profesionales, independientemente de que la gestión sea realizada directamente por funcionarios de la entidad o por terceros facultados por ésta”.

Se deduce de lo anterior, que a pesar de ser obligatorio para el deudor asumir los gastos que genere u ocasione el pago, no por el simple hecho de incurrir en mora, se generan en forma automática cobros de honorarios o gastos de cobranza, pues para ello, es menester demostrar la ejecución de acciones de cobro, tales como correos electrónicos, llamadas, mensajes de texto, entre otros. Así lo ha confirmado la Superintendencia Financiera: “Si bien es la conducta irregular del deudor incumplido la que genera el cobro y por tanto corresponde a este asumirlo, el solo hecho del incumplimiento no es el que genera honorarios, sino que efectivamente la entidad debe haber realizado una gestión para que puedan trasladarse tales gastos al deudor por cuanto estos deben haberse causado, es decir, la entidad debe haber hecho el intento, por cualquier medio legalmente admitido, para recuperar el dinero adeudado a fin de evitar acudir a instancias superiores como la iniciación de acciones ejecutivas. Ello es así a tal punto que, si se cobraron y no se ha adelantado actividad alguna por parte de la entidad, dicho valor deberá aplicarse al interés de mora (Artículo 65 de la Ley 45 de 1990)”.

Ahora bien, ¿Cuál es la tarifa por la gestión de cobranza? Sobre el particular, no existe una reglamentación que determine el monto de honorarios por este concepto, sin embargo, existe una práctica consuetudinaria que los establece dentro de un margen máximo del 15% dependiendo del monto de la deuda y de la entidad acreedora.

Fuentes consultadas:

https://www.superfinanciera.gov.co/SFCant/Normativa/Conceptos2008/2008029853.pdf

https://www.superfinanciera.gov.co/jsp/loader.jsf?lServicio=Publicaciones&lTipo=publicaciones&lFuncion=loadContenidoPublicacion&id=11273&dPrint=1

https://www.superfinanciera.gov.co/SFCant/ConsumidorFinanciero/cap6nu8.pdf

http://actualicese.com/actualidad/2016/05/09/cobro-prejuridico-características-normatividad-y-clausulas

Ospina F., Guillermo. Régimen General de las Obligaciones, séptima edición actualizada, Editorial Temis S.A. Bogotá, 2001, página 352.